Un conjuro para la niña de la laguna

La rama de la noche le desteje los ojos / Las tejedoras diurnas / duermen como la casa.
La niña / lánguida se estira / una caricia a lo largo del cuerpo / pero no sabe / ay / nadar en la cama / de agua que no desemboca.
La niña de la laguna / se esconde en las cuevas blancas / no escapa / del manto de sombra / jardín de silencio / la entrega a las flores hambrientas del desamparo / agua que no desemboca.
Entonces las tejedoras / venían a salvarla / angelito de dios / de lo que se vive y no ha sido / aún, cómo saberlo / vivido.

No hay comentarios: